Sobre cómo nos autoengañamos de nunca admitir la realidad

Sobre cómo nos autoengañamos de nunca admitir la realidad

Me pidió que la acompañara. Nunca era habitual que necesitara soporte para una cosa tan rutinario como ir a ver al ginecólogo, más todavía cuando iba a entrar sola mientras yo la esperaba exteriormente. Mismamente que supe que tras la consulta tenía que contarme algo relevante.

La vi montar con la rostro descompuesta. “Qué te ha expresado? Venga: vamos a por un café desplazándolo hacia el pelo me cuentas”. Entretanto pedía en la barra: me preparé mentalmente Con El Fin De algo chungo de verdad.

: Me lo cuentas?- Pues… que una diferente oportunidad lo he pillado- El qué has pillado?: Tengo X (por respeto a la intimidad sobre mi amiga nunca voy a especificar cuál: pero la ETS como la catedral de Burgos). Continue reading “Sobre cómo nos autoengañamos de nunca admitir la realidad”